martes, 18 de marzo de 2008

LA PRIMERA RISA

Nacemos, y el primer gesto autónomo que nos socializa es la sonrisa, llave que abre la puerta hacia la comunicación, contraseña intuitiva de un sistema universal.

La risa, gesto facial que requiere de la acción de una considerable cantidad de músculos, invoca al humor, y viceversa.

En su notable ensayo llamado, precisamente, La Risa, Henry Bergson afirmaba que el ser humano no sólo es el único ente viviente que ríe, sino que, y esto es tal vez lo más relevante, hace reír.

Si se coincide en que somos un sistema de símbolos racionalizados, hacer reír, hacer humor (palabra que merece ser analizada), forma parte de ese sistema.

“El humor es una cosa seria”, ha dicho más de un cómico. En su versión extendida esa misma definición se explica así: “Hacer reír requiere de un mecanismo perfecto en el que nada puede fallar”.

¿Qué es lo que sucede que conseguir esa aparente expresión de alegría sea tan difícil, o al menos necesite de la construcción de algún mecanismo racional? O sea ¿de qué nos reímos?

Respuesta que puede darse desde la cultura, la sociología, el arte, la literatura y un vasto número de lugares.

Respuesta, claro, que pueden dar desde Los Hermanos Marx a Alberto Olmedo, pasando por Buster Keaton, Pepe Biondi, Los Tres Chiflados, Chaplin, Gila, y una larga lista de plumas célebres en las que no pueden faltar Jorge Luis Borges, Oscar Wilde, Ambrose Bierce, Marx Twain, y siguen las firmas.

A eso es lo que aspiramos, de un modo lúdico, registrar aquí.

Nombres, reflexiones, momentos célebres, ideas, curiosidades, y, por qué no, chistes, entre otros elementos, se irán sumando a este blog, que pretende ser un work in progress, una libreta de apuntes, que sin perder el rictus risueño, pueda ayudar a responder una pregunta por la que, por suerte, nadie pierde el sueño: ¿Qué es el humor?.

A modo de despedida, lo que para definir a esa pregunta respondió Georg Lichtenberg: “El humor, un cuchillo sin mango al que le falta la hoja”.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

El humor es una caricia para el alma y un orgasmo para la razón!

Anónimo dijo...

jijijij

Anónimo dijo...

Enhorabuena Luiggi!!
El tema del blog es de lo más agradable. Siempre es bueno hablar de la risa y el humor. Sin ir más lejos, si alguna vez decidimos ser amigos, sin duda fue porque cuando nos conocimos coincidimos plenamente en el tipo de humor que nos hacía reir a carcajada limpia. Mi recuerdo de aquellos días en Bariloche son de risas y mas risas. Luego es imposible no querer reencontrarse con quien te ries tanto y tan a gusto. Y lo bueno es que seguis provocandome esas carcajadas... Lo de que River es el mejor equipo del mundo más allá de la subjetiva admiración que le profesas a dicho club, es una humorada de las mejores que te he escuchado (o leído). Gracias porque una vez más lograste hacer que me ria.
Muchi

ayesha dijo...

Hermosa idea la de este blog. Me llevó de cabeza, y sin proponérmelo, al recuerdo de los sábados por la tarde en que iba a almorzar a casa de mi abuelo Margulis; en esa casa había una habitación con dos gavetas con libros, una abierta y la otra cerrada: los libros que guardaba el abuelo Margulis eran esencialmente la colección del Selecciones del Reader Digest, textos que, para matar el aburrimiento, fui leyendo casi completos aunque la verdad es que no los leía realmente sino que pasaba sus hojas buscando encontrar relatos de aventuras y la mayor parte del tiempo caía en leer y releer unos cuentos chistosos que se llamaban De la vida diaria o algo por el estilo (ahora que estaba escribiendo este post averigué mejor y veo que esa sección se llamaba "La risa, remedio infalible"), y que figuraban en algunas páginas cercanas a las centrales, en unos recuadros circunscriptos con flores de lis según me parece que el diagramador había dispuesto al pie. También aprendí a interesarme por los relatos anatómicos, que estaban escritos en primera persona y venían titulados siempre con el pronombre singular Yo conjugado con el verbo ser, y después el nombre del órgano que iba a hablar (por ejemplo, el hígado) resuelto en un patronímico bastante vulgar, que casi siempre terminaba siendo el de Juan, cuál si no. Bueno, ojalá este blog se llene de cosas así. Felicitaciones y a agarrarse la barriga!
Alejandro

Anónimo dijo...

Querido Luis, el tal Henry Bergson se equivocaba de cabo a rabo. Si bien es posible que ningún animal no humano ría (lo de la hiena es un simil de ladrido rídiculamente espantoso, y lo de algunos simios, como el chimpancé, es posible que solo sea un chillido a pesar de mostrar esas sonrisas tan Kolynos), sí hay animales que hacen reir. Mi gata Olivia es un ser realmente gracioso, hace cosas muy pero que muy divertidas y más de una vez me ha hecho soltar una buena risotada. Tal vez ella no lo haga con la intención de hacer reir, nunca lo sabré. Pero sí existen otros que lo hacen exprofeso y lo consiguen. Solo pensemos en Mendieta y recordemos cuantas risas hemos soltado gracias a él! Y no quiero listar a la cantidad enorme de esos animales benditos que nos han hecho reir más de una vez. Simplemente me alcanza con nombrar a Mendieta, pobre huerfanito de dios, como velado homenaje a uno de los más grandes humoristas (entre otras muchas cualidades) que ha dado la Argentina. Qué digo la Argentina!? Qué ha dado el mundo!
¡Qué lo parió!(con la venia de Mendieta)
Muchi

Anónimo dijo...

Voy a soltar una duda digna de investigación profunda. Cuántas veces escuchamos esa extraña expresión "¡qué plato!" o " fué un plato". Es casi imposible hacer una relación directa entre este adminículo de la vajilla con el humor o la risa.
¿Alguien sabe de dónde sale esto?
Y si no lo saben, también podemos inventarle un origen. ¿o no?
Muchi

Luis Ini dijo...

Alejandro:
Gracias por tus deseos. Es interesante que este modesto comienzo te haya hecho evocar aquel recuerdo infantil. Ese es uno de los poderes de la risa, de un modo misterioso remite a otros momentos de carcajada. Esa sección del Selecciones del Readers Digest, “La risa, remedio infalible”, generalmente lo mejor que tenía era el título, pero es verdad que era de lo más rescatable de esa conservadora publicación. De hecho, ahora la hacen con chistes que envían los lectores. Está en internet (http://www.rdargentina.com.ar/), donde encontré estos dos minichistes que no están mal:
-¿Por qué un señor se abanica con un serrucho?
Porque el aire de las sierras es más sano.

Y:
-Primer acto: una señora va manejando atada.
Segundo acto: sigue la misma señora atada manejando.
Tercer acto: la misma señora atada choca contra un camión.
¿Cómo se llama la obra?
¡Chocolatada!

Luis Ini dijo...

Muchi:
lo de Bergson se refiere, claro, exclusivamente a la raza humana. Sin querer desmerecer lo graciosa que puede resultarte tu gata –la mía, Leslie, también lo es-, dudo mucho, muchísmo que lo haga con la intenciòn de hacer reír, tal vez, sí, de agradar, aunque en cualquier caso, casi no tengo dudas que no hay un mecanismo racional de parte de ambas. Bueno, por ahora, aunque los delfines y ciertos simios, aparentan tener una mecanismo cerebral y de comunicación muy similar al humano –que es el que termina siendo medida-: sólo nosotros, para bien o para mal, creamos cultura, en el sentido más amplio del término.
Y lo de Mendieta, genial creación del genial dibujante Roberto Fontanarrosa, es lo que podría pensar un perro ingenioso si pensara, lo que me hace recordar una frase de Macedonio Fernández, cuando le dijo a un amigo algo así: “Fuerte intelectual es tu perro, che, le acaricio la cabeza y no confunde mi mano con un cacho de carne”.
Lo del plato, es verdad, es digno de investigación.
Saludos y gracias.

Anónimo dijo...

Insuperable lo de Macedonio!
Y a propósito del intelecto de los animales, un amigo mio sostiene que los orangutanes saben hablar pero que no dicen nada para que no los pongamos a laburar.

Muchi

Anónimo dijo...

Dejo un chiste del estilo del del serrucho:
¿Por qué en... (pongan la localidad que más les agrade, yo no quiero herir suceptibilidades)... a los costados de las autopistas solo hay plantaciones de ajos?
Porque el ajo es bueno para la circulación.
NN (con algo de vergüenza)

Anónimo dijo...

Buenos días señor, nunca me he caracterizado por mi sentido del humor...creo yo...de hecho ahora que lo pienso, quizás una vez hace muchos años intenté contar un chiste, y con la poca gracia que resultó, creo que del trauma no he vuelto a intentarlo. Pero me encanta reir... las risas me liberan, con ellas pierdo la concentración hacia el resto del mundo, cuando me parto de risa realmente disfruto, porque es un acto incontrolable de mi cuerpo y de vez en cuando es muy sano perder el control. Besotes.
Macu.

Luis Ini dijo...

Macu:
Gracias.
Como dijo el doctor James Parkinson:
¡Que viva el descontrol!

Anónimo dijo...

Hola Luis!!

Un gran comienzo para este blog!
Muy buena idea!

Un abrazo desde Berlín,
Leandro

Cori dijo...

Querido primo!

Que grata sorpresa encontrar tu invitación en mi correo. Que bueno que mi dirección estuviera todavía perdida en tu libreta... yo había perdido la tuya y desde hace tiempo quería contactarme. De todas maneras, cada tanto leo alguna participación tuya en algún medio que me llena de orgullo.
Aunque la vida nos vaya perdiendo, siempre quedan los recuerdos que tuvimos en común, que son muchos. Cuando ví el tema de tu blog, al instante recordé tu linda risa y los lindos momentos compartidos con los tíos, mis viejos, los abuelos y hermanos.
Estoy en un momento muy especial de mi vida. Acabo de ser mamá otra vez y vuelvo a experimentar la alegría inmensa de ver en una carita con rasgos conocidos esa sonrisa inocente e inconciente del recién nacido. Será solo un reflejo o es un regalo para mí? Solamente sé que me llena de felicidad y espero que sea la primera de muchas más.
Un beso grande y te sigo en este Blog.

Cori.

Cristina dijo...

Enhorabuena por el blog!!! Me he partido de risa con el sketch de Abbott y Costello.
Muy buenos tambien los comentarios, impecable el comentario de Macedonio Fernandez!!
Aunque, coincido con Muchi, mis gatitas Sol y Luna tambien me han regalado momentos muy muy graciosos, me los regalan cada dia...
En fin, a ver cuando se viene algo de Pepe Biondi, que se que es uno de tus favoritos...
Besos y muchos exitos,

Cris